Comprometidos con la máxima eficiencia energética

HOTEL SOSTENIBLE, HOTEL PASSIVHAUS

Somos el primer hotel certificado Passivhaus en el sur de España, de Andalucía y de la provincia de Sevilla. Hotel referente del sector comprometido con la máxima eficiencia energética certificada Passivhaus.

Primer hotel PasivvHouse de Andalucía

La certificación Passivhaus, estándar de construcción líder en eficiencia energética a nivel mundial y uno de los estándares más completo y exigentes del mundo, acredita que este edificio cuenta con una altísima eficiencia energética y un altísimo nivel de confort interior durante todo el año.

Hermeticidad al aire

La alta hermeticidad al aire del hotel, certificada mediante ensayo de hermeticidad oficial, garantiza ausencia de infiltraciones descontroladas de aire: alto confort para el usuario y ausencia de ruidos exteriores.

Filtros de partículas

El aire que se impulsa 24h en el hotel, está filtrado con filtros especiales de partículas finas, haciendo la estancia más confortable y agradable a los huéspedes que en un hotel convencional.

Ventilación mecánica 24h

Además cuenta con una excelente calidad del aire interior garantizada gracias al pulmón del hotel: una ventilación mecánica confortable que funciona durante 24h ofreciendo en todas las estancias un aire limpio, filtrado y atemperado gracias al recuperador de calor. Un espacio saludable.

Comprometidos con la sostenibilidad

Este hotel ha superado todos los controles de calidad del estándar Passivhaus, también durante su ejecución, para ofrecer la máxima calidad a los clientes, además de reducir hasta en un 90% la energía destinada a climatizar el hotel con respecto a un hotel convencional del mismo tamaño. 

Paneles solares

Utiliza energías limpias como la aerotermia y renovables mediante paneles solares para la generación del agua caliente del hotel.

Medio ambiente

Un hotel eficiente, confortable, saludable y comprometido con el medio ambiente.

Reducción de CO2

Con este hotel Passivhaus, se pueden reducir al año 30 toneladas de CO2 en la atmósfera, el equivalente a plantar 3.000 árboles cada año.